miércoles, 15 de julio de 2009

Salmo 107 (106) Dad gracias al Señor por sus favores

el señor es mi pastor
Mi buen pastor


Sal 107,1-22
1Alabad al Señor, que es bondadoso,
y su amor, eterno.

2Que lo digan los redimidos del Señor,
los que él libró del poder del eemigo
3y congregó de en medio de los pueblos,
de oriente a occidente, del norte al mediodía.

4Errantes en la estepa, en tierra desolada,
no hallaban el camino de ciudad de residencia:
5Hambrientos y sedientos,
su valor ya se encogía.
6En la angustia clamaron al Señor
y él los libró de sus pesares.
7Por caminos directos los condujo,
hasta hacerlos llegar a la ciudad de residencia.
8Den gracias al Señor por sus favores
y sus portentos con los hombre,
pues él calma al sediento
y satura de bienes al hambriento.
10Los que estaban en sombras y en tinieblas,
prisioneros de cuitas y de hierros,
11por haberse rebelado ante la orden de su Dios,
y despreciado los consejos del Altísimo,
12se consumían en vanas fatigas,
tambaleando, sin nadie por ayuda.
13En la angustia clamaron al Señor
y él los libró de sus pesares.
14De la sombra y las tinieblas los sacó,
y rompió sus cadenas.
15Den gracias al Señor por sus favores
y por sus portentos con los hombres,
16el que puede romper puertas de bronce
y las barras de hierro hacer pedazos.

17Alocados en la senda de sus yerros
y afligidos por sus culpas,
18ante todo manjar sentían náusea
y estaban ya a las puertas de la muerte.
19En la angustia clamaron al Señor
y él los libró de sus pesares.
20Envió su palabra y los curó,
los libró de su ruina.
21Den gracias al Sepor por sus favores
y sus portentos con los hombres;
22ofrezcan sacrificios de alabanza
y pregonen sus obras entre cantos.
[...]

No hay comentarios:

Seguidores

Contribuyentes