lunes, 10 de agosto de 2009

Salmo 35 (34) Oración del perseguido

1De David
Impugna, Señor, a los que a mí me impugnan,
combate tú contra los que me hacen guerra,
2toma escudo y broquel
y acude en mi socorro,
3enristra tú la lanza, al encuentro de mis perseguidores,
y dame la palabra: "Yo soy tu salvación"

4 Confundidos se vean y humillados los que buscan mi vida,
retrocedan en deshonra los que fraguan mi mal.
5Que se tornen igual que paja ante el viento,
acosados del ángel de Yahveh,
6 que su camino se haga tiniebla y resbaladero,
y los hostigue el ángel de Yahveh.
7 Sin motivo me tienden asechanzas,
sin motivo me excavan una fosa.
8Que la ruina imprevista los sorprenda,
en las redes que tienden sean cogidos,
y en la fosa que excavan caigan ellos.

No hay comentarios:

Seguidores

Contribuyentes