martes, 29 de diciembre de 2009

A lo único que hay que temer, es al Santo Temor de Dios, miedo de perderle para toda la eternidad

No hay comentarios:

Seguidores

Contribuyentes